Michael Burry: el genio financiero que predijo el crac hipotecario cuatro años antes de que ocurriera, tiene el síndrome de Asperger

lagranapuesta_peliculaLa película “La gran apuesta”, recrea los hechos.

El actor Christian Bale encarna al neurólogo y experto en finanzas, Michael Burry, que en el año 2004 predijo el colapso de la burbuja hipotecaria americana.

Este genio de las finanzas supo que tenía el síndrome de Asperger -una disfunción del espectro autista- cuando le fue diagnosticado a su hijo. Anteriormente, a él se le había diagnosticado erróneamente otro trastorno en un intento de encontrar explicación a sus “peculiaridades”.

Pero ¿qué características comporta este síndrome?

 

En primer lugar, no guarda ninguna relación con la inteligencia, la cual puede ser normal o alta, como en este caso. En cambio, si es destacable la falta de habilidades sociales y de empatía. Aunque no siempre se presentan todos los síntomas en los afectados, es frecuente la dificultad de interpretar correctamente las emociones y la comunicación no verbal de los interlocutores. Por ejemplo, pueden percibir una sonrisa como amenazadora porqué no comprenden su significado. El propio Michael Burry ha expresado que siempre se sintió un “outsider” en todas partes y que no era el tipo de persona que tiene amigos.

MichaelBurry

Además, las personas con este síndrome tienen dificultad para comprender la ironía y la sátira, porque interpretan los mensajes al pie de la letra. En la película mencionada, hay una escena en la que el personaje dice que él no sabe ser satírico y que sólo sabe de números. El interés centrado en un área temática concisa es ciertamente otra de las características de los “Asperger”. Este interés se convierte en una pasión que llena gran parte de su tiempo, como le pasó a Michael Burry que dejó la práctica de la medicina para centrarse en las inversiones.

Su pasión le llevo a leerse absolutamente toda la información de los bonos hipotecarios. Su análisis exhaustivo y su lucidez mental le hicieron “ver” algo que casi nadie veía y tomar la decisión que casi nadie entendió: apostar contra el mercado de hipotecas de alto riesgo (o hipotecas basura), invirtiendo en seguros de impago de estas hipotecas. Estaba tan seguro de que se produciría el crash, que aguantó las presiones de sus clientes mientras la burbuja se resistía a estallar (gracias a las maniobras fraudulentas de los bancos). Nunca dudó que sucedería porqué los números y los datos estaban allí y casi nada de lo que distrae al común de los mortales le distraía a él. Sólo era cuestión de tiempo… Y la burbuja estalló.