Cómo puede ayudar la Psicooncología a pacientes con cáncer?

Psicooncologia

La Psicooncología es la rama de la Psicología especializada en la atención a pacientes de cáncer y familiares.

Un diagnóstico de cáncer produce un impacto, tanto en la persona a quien se le ha diagnosticado como en su entorno más próximo. Aunque la nueva situación se afronte con confianza y buen estado de ánimo, inevitablemente se experimentarán cambios en el ámbito personal, familiar, social o laboral.

De repente, la agenda se llena de citas médicas, pruebas, análisis y resultados. La persona se ve inmersa en protocolos de tratamiento, explicaciones médicas y noticias, a veces preocupantes, otras tranquilizadoras y otras contradictorias. Mientras, la vida -la que hasta aquel momento había sido su vida- queda en “stand by” o “pausa” por tiempo indeterminado.

Si todo va bien, una vez acabado el tratamiento, el oncólogo u oncóloga comunica al paciente que puede retomar su vida. El entorno, aliviado, espera que todo sea como antes, pero la persona afectada, aunque vuelva -aparentemente- al mismo escenario, ya no lo siente igual. Han ocurrido muchas cosas en poco tiempo que tiene que procesar y asimilar.

En la práctica de la Psicooncología vemos como a menudo, aunque se haya tenido una actitud positiva durante el tratamiento, al acabarlo, la persona se siente perdida y más vulnerable porque percibe que ya no está luchando contra este visitante indeseado que es el cáncer, al menos con las armas tradicionales de la oncología: la quimioterapia y la radioterapia.

En realidad, hay más cosas que puede hacer, como cuidar la alimentación e implicarse en su bienestar físico y psicológico. Cada vez se tienen más en cuenta estos factores a la hora de prevenir el cáncer y frenarlo. En muchos hospitales, se han introducido pautas alimenticias anti-cáncer, recomendaciones de ejercicio físico, Reiki, Mindfulness y la figura del psicooncólogo o psicooncóloga.

No todas las personas necesitarán ayuda psicológica, pero se han llevado a cabo estudios que han hallado que uno de cada cuatro pacientes de cáncer padece ansiedad o depresión. El trastorno desadaptativo también es una patología frecuente. Sin embargo, no hace falta padecer ningún trastorno para ir al psicólogo.

La incertidumbre y el malestar emocional están presentes, en más o menos grado y, muchas veces, después de la experiencia del cáncer, cambia el autoconcepto y cambian las relaciones familiares y de amistad. Expresar las emociones, verbalizar los miedos y las preocupaciones en un entorno neutro y profesional, analizar lo sucedido, encontrar nuevos recursos en uno mismo y enfocar el futuro son tareas en las que puede ayudar la Psicooncología.